Saltear al contenido principal

El consumo de omega 3 está recomendado por autoridades de salud y nutrición de todo el mundo como la (Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana para la Salud (OPS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) debido a los beneficios nutricionales del consumo de estos ácidos grasos.

Según el volumen 5 del estudio Chile Saludable lanzado por Fundación Chile y que recopila distintos argumentos sobre lo positivo del consumo de productos del mar, se establece que para la salud cardiovascular, los ácidos grasos omega 3 están asociados a los beneficios de la salud del corazón, disminuyendo los riesgos de enfermedades cardiovasculares, incluyendo la presión arterial, la función vascular, la disfunción endoteliar, la inflamación, la reactividad de las plaquetas y trombosis, las concentraciones de triglicéridos en el plasma y la variabilidad del ritmo cardiaco.

La EFSA (European Food Safety Authorithy) ha reconocido la importancia del omega 3 para la salud cardiovascular con una opinión positiva del desempeño del EPA (ácido eicosapentaenoico ) y DHA (ácido docosahexaenoico) en la mantención de las funciones cardiacas normales y entregó algunas recomendaciones como:

El consumo de omega 3 también se ve reflejado en la salud mental, ya que los ácidos grasos poliinsaturados son el componente esencial en la estructura del cerebro en todas las etapas de la vida, sobre todo durante la infancia, ya que ayuda a mejorar la atención y el aprendizaje, la salud cognitiva, el soporte de la memoria y la reducción de los síntomas de depresión.

Beneficios de ingesta de omega 3 en embarazadas y lactantes. Fuente: “Aceites de origen marino, su importancia en la nutrición y en la ciencia de los alimentos, 2009.”
El omega 3 en etapas claves de la vida

Para obtener los ácidos grasos poliinsaturados EPA y DHA, la mejor forma es a través de una dieta en base a productos del mar, siendo clave en algunas etapas de la vida, principalmente en mujeres embarazadas, nodrizas y adultos mayores.

Embarazadas y nodrizas

Con el correr del tiempo se han ido generando diversas hipótesis que señalan que una malnutrición en el período de la gestación puede originar un crecimiento inadecuado del feto que puede incidir en distintos efectos metabólicos en el neurodesarrollo, procesos patológicos como hipertensión arterial, diabetes, obesidad, entre otras enfermedades crónicas no transmisibles.

En el caso de las embarazadas, el consumo de DHA es fundamental para el desarrollo cerebral del niño, ya que en el proceso de magnificación hay una transferencia de DHA de la madre al feto, a través de la placenta, por este motivo el consumir pescados, principalmente grasos, permite acumular DHA el que contribuye al desarrollo cognitivo, visual y auditivo del niño.

La FAO y OMS recomiendan un consumo diario de DHA, en al caso de madres y nodrizas, este debería ser no menor a 300mg diarios, mientras que en lactantes y escolares está alrededor de 150mg por día.

Adultos mayores

Mantener una dieta con nutrientes específicos incide en la condición física, cognitiva, salud ósea y ocular, función vascular y el sistema inmune de este grupo de la población.
Una alta ingesta de ácidos grasos omega 3 entrega protección a enfermedades cardiovasculares como arritmias, muertes cardiacas, infartos recurrentes al miocardio, diabetes y la declinación cognitiva.
Incluso el consumo de DHA solo o en combinación con EPA, puede mejorar la salud de la memoria en adultos mayores con leve deterioro cognitivo.

Fuente: ¡¡Comamos pescado!! La importancia del pescado en la nutrición humana. 2004

La Importancia Del Omega 3
¿Quieres ser parte de la Feria del Pescado 2018 o te gustaría recibir más información?
Volver arriba